Primero el lodazal y luego los acuerdos


30 junio, 2020

ORBE

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

Anuncio o rumor, no se sabe, pero lo que sí se entiende es que las elecciones del próximo año irán por encima de las decisiones que el pueblo tome en las urnas.

O sea que es tan intensa la guerra política y judicial que ya se libra en todos los niveles del poder de este país que, al final de todo, como desde el principio del proceso electoral, todo se arreglará en la mesa.

Es decir, en lo oscurito, porque de otra forma la colisión entre PAN, PRI, MC, PRD y PT contra Morena en el poder, resultará en una volcadura terrible y zafarrancho tan trágico que la pandemia se verá muy insignificante a lado de la guerra que ya se libra entre la oposición y el partido del Presidente de la República.

Basta recordar, para los escépticos, que los gobiernos estatales no alardean tanto de una supuesta “rebelión”, sino de una nueva realidad que la democracia inauguró.

De manera que el Ciudadano Presidente de México dejó de dar órdenes a los gobernadores a través de Gobernación, y ni siquiera tiene la posibilidad de llevar a cabo los más mínimos y eficaces actos coercitivos contra los mandatarios.

Esto último, para que se entienda mejor, significa que ya no puede el titular del Ejecutivo Federal hacerles “manita de puerco” a los mandatarios de la república, excepto a los de Morena que, al viejo y arbitrario estilo del PRI de hace más de 20 años, reciben línea de Palacio Nacional.

¿QUÉ CLASE DE GUERRA VEREMOS?

Habrá sin la menor duda un punto por donde empezará el conflicto. ¿Cuál será? Que el Gobierno Federal inicie, con tanta información que tiene a la mano, una serie de críticas, luego amenazas que enseguida pasen al ámbito judicial contra los gobiernos locales corruptos o supuestamente corruptos.

Los gobiernos estatales a su vez responderán, denlo por hecho, con una serie de escrutinios sobre los resultados presentados en un año y siete meses de administración de Andrés Manuel López Obrador.

Y tampoco lo bajarán de corrupto y de bueno para nada.

Y como los golpes hacia un gigante (recordemos el pleito entre David y Goliat) siempre van a la cabeza, habrá por lo menos 24 pedradas lanzadas furiosamente desde 24 hondas que representan a 11 gobernadores del PRI, a 10 del PAN, a uno del PRD, a otro del MC y un independiente.

Esa guerra, cuyo trasfondo tiene mucho que ver en el reparto de los presupuestos públicos, en nada caracteriza a la vida republicana que ya debería ser un hecho cotidiano en nuestro país.

Sin embargo, no es ni será así por varios años más. Y esa precariedad de la democracia propicia no sólo la ausencia de debates sanos y justos que resulten en acuerdos convenientes para todos, sino en estas guerras desalentadoras que en medio de dimes y diretes se convierten en otros objetivos.

Al menos en su mayoría.

¿Quién o quiénes deberían responder porque esta situación vaya pegada a los linderos de la discordia y luego al enfrentamiento? La primera versión es que AMLO desea controlar a los gobernadores a la vieja usanza autoritaria, y estos responden sin contemplación en tonos airados que, aunque matizados, enrarecen el ambiente político nacional.

Un fenómeno que perjudica seriamente a la sociedad mexicana, golpeando no sólo su cohesión social y progreso económico, sino que también la ubica en una encrucijada.

Si es así el futuro inmediato habrá que esperar que tanto lodo que volará y escurrirá por todos lados no nos ancle por otro sexenio federal en el atraso social.

Y que los acuerdos a los que lleguen los poderes se traduzcan en un simple y pequeño tropiezo, por el nuevo entorno democrático y la acechanza de los fantasmas del pasado.

GOBIERNO IMPULSA A PEQUEÑOS MUNICIPIOS

Desde los 450 mil cubrebocas recibidos por el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y donados por la empresa Élite México y Centroamérica, y la entrega de equipamiento para el ecoturismo en la Biósfera El Cielo, así como la entrega de obras de infraestructura carretera, social y deportiva que fortalezcan el turismo en Soto la Marina, hasta la reciente reunión en Tampico de los diez gobernadores que integran la Alianza Federalista, en Tamaulipas

los proyectos avanzan (a pesar de la pandemia) como respuesta a las soluciones que la población solicita, y cuyos hechos van más allá de las simples promesas, pero que también cumplen con los retos para grandes y pequeños municipios.

¡Feliz miércoles!

tessieprimera@hotmail.com, @columnaorbe, columnaorbe.wordpress.co


EDICIÓN IMPRESA