Peor que nunca: circo sin pan


13 febrero, 2020

ORBE

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

El sexenio federal iniciado el 1 de diciembre de 2018 se va a ir entre puros gritos y sombrerazos.

Ideático como ha resultado el primer mandatario de la nación, todos haríamos bien en dudar que (aparte de los cortinones de humo) las aprehensiones contra miles de criminales que saquearon al país de la forma más pavorosa se vayan a concretar.

La captura de Emilio Lozoya, ex director de Pemex, con la que casi quieren hacer fiesta nacional, secundados por el coro de “chayoteros” que se enriquecen cobrando cientos de millones de pesos por una publicidad que supuestamente se canceló, tendrá efectos duraderos.

Quizá ese oxígeno publicitario que urgentemente necesitaba Andrés Manuel López Obrador le dure hasta mitad de año. De ahí en adelante este avariciento maquivaelo se las ingeniará para continuar entreteniendo al pueblo de México con puro circo. Olvídense del pan.

EL PUEBLO DEBE SABER QUE LA JUSTICIA SIGUE SECUESTRADA

Las ilusiones que algunos se hicieron al enterarse de que Lozoya Austin fue detenido en la opulenta Costa del Sol española, y de que la justicia viene en serio, es puro cuento.

Lo mismo ocurrió en 1983 cuando la hipócrita campaña moralizadora de Miguel de la Madrid se le fue encima a Jorge Díaz Serrano (también ex director de Pemex), encarcelándolo una vez desaforado por el Senado.

Así sucesivamente han sido enviados a prisión, en forma escasa y selectiva, no muchos de los saqueadores que han empobrecido a cerca de 80 millones de mexicanos.

¿A qué se dedica entonces el Ministerio Público federal si las detenciones de ex funcionarios ladrones no coinciden con los montos astronómicos de dinero, que tranquilamente permanecen en cuentas bancarias del extranjero?

¿Quién le cree a un presidente de la república que su gobierno es democrático, cuando a duras penas van dos que tres corruptos puestos tras las rejas?

Algunos servidores públicos que trabajan en la Auditoría Superior de la Federación revelan que los peculados y otro tipo de ilícitos son tan fáciles de detectar, que los tres niveles de gobierno deberían tener un enorme contingente de delincuentes en prisión, además de que muchos de los recursos públicos ya debieron haber sido recuperados y devueltos a la ciudadanía.

Pero aparte de que lo que se ve no se juzga, también todo esto es cuestión de sentido común, de congruencia, de lógica, cuyas conclusiones nos llevan a suponer que la justicia continúa secuestrada.

No puede ser que encima de que son unos cuantos los ex funcionarios y grandes capos detenidos, los montos robados u obtenidos ilegalmente tampoco se puedan recuperar en altas proporciones.

Desgraciadamente nos están acostumbrando a que pensemos que la ruta del dinero público robado es un laberinto hermético, impenetrable, insondable, igual que el dineral que pasa por el lavado de dinero. Y eso es absolutamente falso, pues la contabilidad es exacta porque los números son fríos y no mienten. También las grandes y sospechosas inversiones que aparecen de la noche a la mañana son muy detectables.

De ahí que los auditores federales no alcanzan a comprender el por qué las malversaciones, fraudes, recursos mal administrados y el dinero blanqueado no pasen casi nunca de la aduana del Ministerio Público, siendo raras las ocasiones en que los casos lleguen a los Juzgados Federales.

En ese sentido la 4T no es el gran salto político que se esperaba. Y lo más grave es que no es siquiera lo mismo de siempre, sino toda una crisis angustiosa la cual ni sus propios perpetradores parecen haberse dado cuenta.

EN TAMAULIPAS EL PAN LIDERA CON PERSONALIDADES POLÍTICAS

Mientras la oposición más visible en la entidad, Morena y PRI, viven en medio de un letargo político, el PAN lidera con personalidades capaces de ir a cualquier proceso electoral merced a su acercamiento con la gente. La movilidad del senador Ismael García Cabeza de Vaca como la del diputado Gerardo Peña Flores se asoman de muchas formas a los futuros electorales de 2021 y 2022. Lo mismo se escucha del propio secretario general de Gobierno, César Augusto Verástegui Ostos y su posible participación, según se rumora, en las próximas batallas políticas donde desde los otros partidos se perciben más desfiguros que argumentos sólidos.

Destaca también entre los tamaulipecos el trabajo y los resultados del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, y que a pesar de la crisis y la austeridad impositiva del Gobierno federal el estado sostiene un entorno de progreso y un índice delictivo por debajo de las 20 entidades que más sufren inseguridad.

¡Feliz fin de semana!

tessieprimera@hotmail.com, @columnaorbe, columnaorbe.wordpress.com


EDICIÓN IMPRESA