Clientelismo político: ¿se acabó la corrupción?


23 marzo, 2020

ORBE

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

Preocupada la sociedad en Tamaulipas a causa del covid-19, pero consciente de que el Gobierno del Estado trabaja de manera responsable a fin de que el virus no se propague, nadie perdonaría que el Gobierno Federal estuviera aprovechando estos acontecimientos para “actualizar” su padrón de beneficiarios con tufo electoral e importándole nada que la aglomeración de personas implique consecuencias gravísimas.

¿Así de brutales son los llamados “servidores de la nación” exponiendo a mucha gente a posibles contagios, afanados por acarrearle votación anticipada a un partido que —como Morena— le urge no perder la mayoría en la Cámara de Diputados el próximo año?

Si las imágenes que me llegan a mi celular son reales, como parecen, ¿qué explicación podría darle a la ciudadanía el delegado del Gobierno Federal, José Ramón Gómez Leal, alias el JR?

Además, de confirmarse estos hechos donde el Gobierno Federal pone bajo mucho riesgo la salud de los tamaulipecos, la interrogante es, ¿por qué la falta de consideración y respeto a los esfuerzos del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y de sus funcionarios que le acompañan en la batalla que libran contra esta pandemia?

¿Estará enterado el presidente Andrés Manuel López Obrador de que su representante en Tamaulipas, no está trabajando de la mano con las autoridades estatales para combatir el coronavirus?

PROPÓSITOS MUY DISTINTOS QUE SÓLO PARECEN BUSCAR EL PODER

Cualquier ciudadano le pediría —supongo de la manera más atenta— al señor delegado del Gobierno Federal explicar si son recientes las imágenes donde se ve a la gente de nivel vulnerable haciendo fila según esto para actualizar sus datos, imágenes que circulan en redes sociales, y si sus propósitos son tan distintos a las decisiones que ha tenido que asumir el Gobernador de Tamaulipas, decretando una cuarentena que, en aras de proteger la salud de la población, ha cerrado la mayor parte de los lugares

que reúnen a un número considerable de personas que a estas alturas, su aglomeración, es de enorme riesgo.

Las explicaciones en la política moderna, excesivamente observada por el escrutinio de la ciudadanía y de los medios, son impostergables.

De otra forma, es decir, guardando silencio, se deduciría que el citado funcionario estaría practicando un clientelismo político que le traería serias consecuencias judiciales, quedando muy dañada su relación con el Presidente de la República que, mínimo a diario, recuerda y casi predica a todo el país que la corrupción ya se acabó.

Otro escenario, concluyendo, sería que López Obrador ha mentido y miente respecto al fin de la corrupción, que JR tiene todo el apoyo para ir en contra de los intereses de los tamaulipecos y que para ellos lo que importa es sólo el poder.

EL CONTRASTE ENTRE LA SECRETARÍA DE SALUD, IMSS Y HRAE VICTORIA

En medio de la amenaza que significa el coronavirus para México y Tamaulipas, y en contraste con el estilo ensarapado del señor delegado del Gobierno Federal, es ejemplar la coincidencia de estrategias y propósitos entre Estado y Federación, al quedar listos desde hace poco más de una semana los hospitales destinados a recibir a los pacientes afectados por el covid-19.

En la zona norte del estado, el hospital de especialidades del IMSS en Reynosa se hará cargo de atender a las personas que radiquen en los municipios de toda la franja fronteriza que presenten síntomas. Evidentemente los acuerdos entre la secretaria de Salud, Gloria Molina Gamboa y los directivos del IMSS revelan las estaturas políticas y morales de estos funcionarios estatales y federales.

Lo mismo sucede en la región centro del estado, donde el Hospital Regional de Alta Especialidad de Victoria (HRAE) será quien reciba a los pacientes infectados por el virus que se propagó desde China. Ahí el médico Vicente Flores Rodríguez y la propia doctora Gloria Molina demuestran, a propios y extraños, que los propósitos de la Federación y el Estado son los mismos: servir a la gente y combatir a este temible microbio.

Por su parte, la zona sur de la entidad tendrá al Hospital General “Rodolfo Torre Cantú”, ubicado en Altamira y perteneciente a la infraestructura hospitalaria del Gobierno de Tamaulipas, el que se encargue de darle atención a los pacientes de esa región que además de Altamira, abarca a

Tampico y Madero, así como Aldama y González. Ninguna autoridad es por tal motivo una invitada de piedra a un momento donde la solidaridad y la suma de esfuerzos entre poderes públicos serán fundamentales para derrotar a esta pandemia, cuya curva de crecimiento nada tiene que ver, por lo pronto, con la de Italia.

¡Excelente inicio de semana!


EDICIÓN IMPRESA